Fisioterapia para tendinopatía de Aquiles

Las lesiones en el talón de Aquiles son de las más comunes que puede sufrir una persona, se desarrollan cuando el talón es sometido a acciones repetitivas o que generan demasiada tensión. Aunque en casos crónicos pueden requerir cirugía, los tratamientos de fisioterapia para tendinopatia de Aquiles son de gran ayuda para aliviar dicha patología. 

Este tendón conecta los músculos de las pantorrillas con el hueso del talón y es el encargado de brindar la propulsión necesaria para caminar, correr y saltar. Aunque es el tendón más fuerte del cuerpo, en personas que practican deportes de alto impacto con regularidad se suele producir inflamación severa del tejido tendinoso, lo que deriva en tendinopatía.  

Síntomas de la tendinopatía de Aquiles

Estudios confirman que 20 de cada 100,000 personas que sufren de tendinopatía de Aquiles son hombres entre los 30 y 50 años, sobre todo corredores o jugadores de baloncesto. Las molestias pueden comenzar a manifestarse como pequeñas punzadas al momento de caminar hasta dolor intenso impidiendo la movilización de pie por completo. 

La tendinopatía puede desarrollarse de manera crónica como consecuencia del daño degenerativo del tendón en personas de edad avanzada, esto se debe a la pérdida de masa muscular. Aunque en algunos casos puede no presentar signos o síntomas hay factores que permiten identificarle rápidamente: 

  • Dolor intenso, ardor e hinchazón en la parte baja de la pantorrilla.
  • Sonido de ruptura al momento del desgarro.
  • Imposibilidad de doblar el pie hacia adelante y dificultad para caminar.
  • Enrojecimiento de la zona. 

Al identificarse estos síntomas no se suele recurrir a más estudios, sin embargo radiografías o ecografías pueden ser de gran utilidad para visualizar los tejidos blandos. Debido a esto se podría evaluar el nivel de la lesión, descartar problemas similares y diagnosticar un desgarro completo del tendón 

Tratamientos para la tendinopatía de Aquiles

En un principio es vital reducir en su totalidad actividades o deporte de alto impacto, para de esta manera minimizar la tensión que se ejerce sobre el talón y permitir que la zona se desinflame. En algunos casos el especialista podría inmovilizar la zona por un periodo aproximado de cuatro semanas y sugerir medicación que ayude a la desinflamación del área. 

La zona donde se ubica el talón de Aquiles recibe poca circulación sanguínea, lo que disminuye la velocidad de la recuperación. Sin embargo, existen ejercicios de fisioterapia que ayudan a fortalecer y estirar los músculos, de esta manera puedes evitar recurrir a una intervención quirúrgica. Por ello, desde fisioterapia de Valencia te recomendamos asistir con nuestros profesionales, ya que la tendinopatía de Aquiles es una patología que requiere estimulación constante del área para regenerarse correctamente. 

Entre las técnicas que se pueden utilizar para acelerar la recuperación del tendón de Aquiles, se pueden emplear masajes en tejidos blandos, acupuntura e hidroterapia, también se puede requerir el uso plantillas especiales para aliviar la tensión en el área. 

Recomendaciones claves para la tendinopatía de Aquiles

Una vez superado el tratamiento es importante modificar ciertas conductas para prevenir el riesgo de lesiones nuevamente. Por ello, los especialistas desarrollarán programas de ejercicios personalizados para retomar poco a poco la actividades más exigentes de forma segura. 

Realizar estiramientos es de gran ayuda para mantener la flexibilidad de las articulaciones, sesiones cortas de 10 a 20 minutos serán suficientes para comenzar. Recuerda ir poco a poco y seguir siempre las recomendaciones de tu fisioterapeuta. 

En Neofisio Valencia contamos con personal especializado para brindarte atención de primer nivel. Si estás sufriendo de dolor constante en el talón de Aquiles somos los indicados para ayudarte, no dudes en contactarnos.

 

Leave a reply